SÉPTIMO MES DE EMBARAZO(SEMANA 25-28)

Empieza el tercer y último trimestre y la cuenta atrás. Ya no queda nada, pero ten paciencia porque las últimas semanas se hacen más largas y todavía tienes que esperar para ver su carita y darle muchos achuchones.

A partir de ahora puede que te encuentres más molesta por el peso que has ganado y los movimientos de tu bebé, que al tener menos espacio son más complicados.

Sin embargo, la emoción del momento hará que esos síntomas queden en un segundo plano y te olvides de ellos preparando las cosas para la llegada de tu pequeñajo.

Cambios en tu cuerpo

El séptimo mes se caracteriza por síntomas como cansancio y agotamiento, la aparición de estrías en tu vientre y muslos, dolor de espalda o incluso ciática (como ya dijimos los meses anteriores), estreñimiento y dificultad para dormir.

En definitiva, son molestias parecidas a las de los meses anteriores, pero más agudas y frecuentes.

La gestación ya es avanzada y ahora soportas un exceso de peso no solo tuyo sino también del bebé, la placenta, el útero y el líquido amniótico, que pueden llegar hasta los 6 kilos o más. Ese peso hará que te sientas menos ágil y que te cueste subir escaleras o caminar deprisa, así es que evita hacer demasiado esfuerzo porque además tendrás sensación de ahogo o dificultad para respirar cuando realices esfuerzo físico.

Tu barriga ya es bastante grande y te incomoda por ejemplo para entrar o salir de la bañera, depilarte o incluso abrocharte los zapatos.

En este último trimestre, aumenta la demanda de flujo sanguíneo de la placenta para asegurar los aportes nutricionales al feto. Esto influye también en que el trabajo cardíaco es mayor y por tanto el volumen en sangre que circula por tu cuerpo puede ser hasta el doble, un 50% más del habitual. Este trabajo. Esto puede provocarte:

  • Edemas y/o varices
  • Mareos
  • Lipotimias

Estos problemas provocan a su vez una mayor retención de líquidos que se manifiesta con piernas más hinchadas, especialmente la zona de las pantorrillas, tobillos y pies.

Además de estos problemas que no son graves, aunque sí molestos, puedes tener problemas de tensión que deriven en algo más importante que debe controlarse como es la preeclampsia.

La preeclampsia es común en este último trimestre y debe ser controlada por el médico. Se trata de una complicación derivada del embarazo que puede presentarse con síntomas como edemas, un aumento elevado de peso, náuseas y vómitos, visión borrosa y dolor de cabeza, micciones poco frecuentes y problemas para respirar.

En los casos más graves la mamá tiene que ingresar en el hospital para que tanto ella como el bebé estén controladas e incluso a veces requiere un parto inducido. Otras, cuando se presenta de forma leve, basta con un control médico más exhaustivo, reposo y consumir más líquidos.

Desarrollo del bebé

En este mes la cantidad de líquido amniótico disminuye y por tanto el feto aumenta su tamaño, pudiendo llegar en la última semana a pasar un kilo y medir más de 40 cm. ¡Ya es como un muñeco de esos con los que tanto jugaste de pequeña!

El pequeñajo se mueve de forma más brusca y con más fuerza porque ya tiene menos espacio dentro del útero, pero es capaz de responder a estímulos procedentes del exterior con facilidad.

Los huesos aún no se han fortalecido del todo, aunque en general el feto ya está formado. Su respiración va siendo más perfecta y controlada a través del sistema nervioso y sigue progresando para cuando llegue la hora de salir.

Los primeros patrones de sueño y vigilia se establecen desde ahora debido a que su cerebro está evolucionando. Aunque las primeras semanas de recién nacido no distinguirá entre el día y la noche y pasará más tiempo dormido que despierto poco a poco establecerá esos patrones que te permitan descansar mejor. Pero ahora, no es momento de pensar en eso.

A través de la placenta el feto está recibiendo anticuerpos de tu organismo y eso le inmunizará ante ciertas enfermedades. Con la lactancia materna también ayudarás a tu bebé a permanecer inmune a muchas patologías.

Pruebas médicas

Lo más probable es que este mes no te hagan ninguna ecografía pues más adelante te harán la del tercer trimestre y a medida que se acerque la fecha de parto te las harán más seguidas.

Si tienes síntomas de preeclampsia, embarazo de riesgo o amenaza de parto prematuro, el control será mucho más exhaustivo en este trimestre. Por regla general, podrían citarte para medir tu tensión, talla y peso además de solicitar alguna analítica de sangre o de orina si tenías infección y te habían puesto en tratamiento.

El embarazo y la alergia

Si eres alérgica, estarás temiendo la llegada de la primavera. Pero no te preocupes hasta que llegue el momento de notar los síntomas ya que muchas mujeres apenas los tienen durante el embarazo y en otros casos pueden agudizarse o presentarse como el resto de temporadas.

El primer consejo que te dará tu matrona o ginecólogo es que visites al alergólogo para que sea un profesional el que te indique lo que debes hacer para minimizar los síntomas de la alergia y encontrar la mejor manera de reducir las molestias ocasionadas con total seguridad para tu bebé.

¿Cuáles son los síntomas de la alergia?

El primer paso para tratar los síntomas es reconocerlos cuando se manifiestan y saber qué tipo de alergia tienes:

  • Picor nasal constante
  • Picor de ojos
  • Dificultad para respirar
  • Estornudos constantes
  • Alteraciones de la piel
  • Mucosidad acuosa
  • Ojos llorosos
  • Sensación de estar resfriada

Estos síntomas suelen ser comunes a las personas con alergia al polen, los ácaros, el polvo, el pelo de los animales y en general a todo lo que florece durante la primavera como pueden ser los olivos.

Lo mejor es que en caso de duda, consultes a tu médico y/o alergólogo para saber si realmente tienes alergia y qué tipo de alergia presentas, así como si tienes asma, ya que el tratamiento de cada una de ellas es diferente.

¿Puedes tomar medicamentos para la alergia en el embarazo?

Cualquier mujer embarazada debe tomar precauciones con los medicamentos que toma y siempre debe estar bajo vigilancia médica y siguiendo las pautas de los especialistas, que serán los que marquen las necesidades en cada caso particular.

En general, se aconseja evitar cualquier medicamento durante la gestación, especialmente en el primer trimestre a no ser que sea estrictamente necesario para la salud de la mamá.

Si tienes alergia durante el embarazo podrás tomar antihistamínicos, siempre bajo prescripción médica. Los especialistas serán los que te indiquen qué tipo de medicamento tomar y la dosis recomendada.

¿Cómo prevenir los síntomas de la alergia?

Para prevenir los síntomas de la alergia, los alergólogos recomiendan la vacunación antes del embarazo en caso de que ya lo estuvieras planeando con anterioridad. Si no es tu caso, y te has quedado embarazada y no estás vacunada, lo mejor ya será que tomes precauciones para evitar que los síntomas provocados por las alergias primaverales te afecten en exceso.

Los alergólogos dan unos consejos para todas las personas en general, que deberás llevar más a rajatabla en tu caso:

  • Reconocer las plantas o factores que te provocan alergia y evitar acudir a esas zonas para pasear o hacer deporte al aire libre.
  • Evitar salir al campo o a parques floridos en las horas de máxima concentración de polen que son las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde, al caer el sol.
  • Cerrar las ventanas de casa durante la noche y ventilar durante 5 o 10 minutos máximo por las mañanas
  • Conducir con las ventanillas del coche cerradas
  • Utilizar gafas de sol al salir a la calle
  • Tender la ropa dentro de casa para evitar la acumulación de polen en la misma
  • Elegir un transporte cerrado para desplazarse en lugar de la bicicleta o la moto en esta época
  • Evitar conducir si tomas antihistamínicos cuyo efecto secundario es la somnolencia
  • Usar mascarilla para evitar las molestias de nariz, garganta y ojos

Intenta seguir estos consejos en la medida de lo posible y verás como esos síntomas serán más leves. Pero, sobre todo ¡no te agobies por el bebé porque la alergia no supone ningún riesgo para él!

¡Evento a la vista! ¿Qué me pongo?

Si te resulta complicado vestirte bien para ir a trabajar o salir de paseo seguro que si tienes un evento no dejas de probar y probar sin dar con el look adecuado. Bodas, bautizos, cenas de empresa, galas…requieren que te arregles algo más allá de los leggins o las camisas sueltas.

No tienes que preocuparte porque opciones hay muchas sin renunciar a la sensualidad femenina y a la belleza que seguro tu embarazo resalta.

Te damos algunas opciones con las que irás bien guapa:

Si te gusta el estilo clásico y te encuentras cómoda con vestidos, este estilo puede ser tu salvación: elegante, cómodo y perfecto para una ocasión especial.

Un vestido largo para un cóctel o una boda de noche también es buena opción. Este para un evento de verano es perfecto si quieres cubrir tus piernas y enseñar algo de escote.

Si prefieres cubrir brazos y enseñar piernas, puedes optar por algo más corto pero con manga. Además, el negro es una apuesta segura y disimulará mejor las formas redondeadas que ha adquirido tu cuerpo.

Estos tres modelos y muchos más los puedes encontrar en la tienda Seraphine.

Si buscas algo menos sofisticado y más económico, puedes entrar en Envie de Fraise y seguro que alguno encaja con tu evento. Te dejamos algunos de los modelos que puedes encontrar en esta tienda online.

Recuerda que a veces “menos es más” y cuanto más sencilla, mejor. Además, siempre puedes completar tu look con accesorios como bolsos, joyas o unos buenos zapatos y ser la reina de la fiesta.

Preguntas frecuentes

Se acerca el día y no dejan de aparecer dudas de cómo será el parto, si dolerá, si necesitarás epidural o cesárea, si soportarás el dolor, si el bebé se colocará bien…Algunas de las preguntas más frecuentes de las mamis en este mes son:

  • ¿En qué posición se encuentra el bebé en el 7.º mes?

Este mes el bebé ya tiene posición fetal, con las piernas dobladas, las rodillas cercanas al pecho y los brazos cruzados. La postura que debe tener con la cabeza hacia abajo encajada en el útero la adoptará más adelante, entre las semanas 32 o 33 pero algunos se colocan antes.

  • ¿Qué postura es la ideal para dormir bien?

Si eres de las que duerme boca abajo seguramente te está costando conciliar el sueño. Se recomienda dormir de lado, especialmente sobre el lado izquierdo para facilitar el riego sanguíneo al feto. Si tienes las piernas hinchadas, una almohada entre ellas te ayudará a descansar mejor.

  • He sangrado un poco por la vagina, ¿es normal?

El sangrado en el embarazo no siempre tiene por qué ser síntoma de que algo malo está ocurriendo. Sin embargo, en el último trimestre de gestación no es algo normal. Si te ocurre, contacta con tu médico inmediatamente para que te haga un chequeo y valore a qué se debe.

Mito del mes: la comida picante adelanta el parto

Seguro que a estas alturas de embarazo ya habrás oído eso de ¡come picante que así llega antes del bebé!

No hagas caso porque lo único que puedes conseguir es malestar, reflujo o ardores estomacales.

La relación de la alimentación con la fecha del parto es un mito sobre el embarazo que no tiene una explicación fundada y tampoco ningún sentido igual que tampoco lo tiene tomar algo caliente para que el parto se adelante. Llegará cuando sea el momento, ni antes ni después.